Nosotros

Pablo de la Villa

Desde chico me gustaron las historias con imágenes, ya que podían expresar cosas que el lenguaje hablado no me permitía, sensaciones, sentimientos, climas, atravesando la barrera de las palabras y llegando a lo más profundo del corazón. Así que adopté a la fotografía como medio de expresión. Mis comienzos en fotografía fueron hace unos 25 años, en unas vacaciones en las que decidí comprar mi primer cámara. El resultado, fueron un puñado de imágenes “distintas”, según algunos amigos y expresivas según un colega, quien me sugirió que me lo tomara un poco más enserio. Fue así como realicé cursos, primero en fotoclubes y luego de Fotoperiodismo en la UBA, y decidí que esta iba a ser, como dijo el gran Henri Cartier Bresson, una forma de vida…la mía. Adopté a la fotografía como medio de expresión para tratar de contar las cosas que siento y que vivo. Las bodas son siempre un huracán de emociones, de lugares, de colores diversos, siempre me sentí como un stormhunter cámara en mano. En 1995, comienzo a colaborar en distintas publicaciones periodísticas, entre las que se destacan, la agencia Infosic, los diarios La Nación, Ambito y El Cronista, las revistas Magazin Semanal, Trading News, Revista Argentina y Zona 25, estas últimas publicaciones españolas, en las que me desempeñé como editor fotográfico, haciendo desde notas de actualidad hasta reportajes fotográficos documentales más extensos. En 2010, decidimos crear Historias de Bodas junto con Florencia, mi compañera en el trabajo y en la vida, con la idea de hacer de uno de los momentos más importantes de la vida de nuestros clientes, una documentación creativa, intimista, diferente, única.

Florencia Murno

Nací en BA el 16 de Abril de 1978. De niña tuve un romance profundo con el dibujo y la música. Más tarde con la lectura, los video clips y el cine. Antes de terminar el secundario tome una cámara reflex por primera vez y noté que había algo en el recorte de la realidad que me entusiasmaba especialmente. Así que terminé el colegio y decidí estudiar Diseño de Imagen y Sonido, que de alguna manera incluía la experiencia de la narrativa, la fotografía y la música. A partir de ese momento nunca más me alejé de las imágenes. Hice la Tecnicatura de Fotografía luego, y varios cursos con Diego Ortiz Mujica de Laboratorio Blanco y Negro y Sistema Zonal (fue en el laboratorio donde se me reveló un poco la esencia de la fotografía, en el instante en que entendí que todo se trataba de la Luz!). Estudié pintura obstinadamente y fotografía publicitaria. Me perfeccioné en retoque de imagen digital. Comencé a trabajar en cine como foto fija y en varios rubros de la fotografía: moda, publicitaria, toma de productos, danza, teatro y sociales. En el año 2006 fui convocada para la jefatura de Cátedra de “Lenguaje y Visión” y “Lenguaje Artístico” en Instituto Nueva Escuela (de donde había egresado de más pequeña), experiencia que me enriqueció muchísimo como persona y que fortaleció mi vínculo con la fotografía, tal vez desde un lugar inesperado. En 2008 comencé un taller de producción y revisión de obra  con Rodolfo Lozano. Fue en el contexto del desarrollo de mi trabajo personal donde nació el esbozo de lo que más tarde sería narrar historias en las bodas con imágenes. En 2010 con el re-encuentro inesperado con mi actual colega y compañero Pablo de la Villa creamos Historias de Bodas.